Estudios en animales revelan nuevos blancos terapéuticos para disminuir el daño cerebral causado por un traumatismo craneoencefálico.

El traumatismo cráneo-encefálico (TCE) es una de las principales causas de discapacidad neurológica y muerte a nivel mundial, generalmente relacionado con accidentes automovilísticos y caídas, que afecta principalmente a personas jóvenes económicamente activas. Hasta el día de hoy, no existen tratamientos efectivos que logran mejorar la sobrevida y disminuir el daño cerebral en personas que sufren un TCE y la mayoría de las intervenciones médicas están dirigidas a prevenir complicaciones asociadas a la inmovilidad. Por tal motivo, muchos jóvenes que tuvieron un TCE quedan postrados a una cama por el resto de su vida, causando graves daños a su salud física y psicológica.

Los resultados de muchos estudios de investigación han mostrado que la pérdida de tejido cerebral que ocurre posterior a un traumatismo está directamente relacionada con el inicio de una respuesta inflamatoria dentro del sistema nervioso, la cual causa daño cerebral a través de la liberación de una sustancia llamada interleucina 1B (IL-1B), que induce la muerte a las neuronas y que es producida por células de la propia defensa del individuo. El inicio de dicha respuesta inflamatoria está regulada por la activación de un conjunto de proteínas que se agrupan para formar estructuras llamadas “inflamosomas”, las cuales se encargan de iniciar la producción de la IL-1B causante de la inflamación cerebral y la destrucción del tejido nervioso por muerte neuronal.

Un experimento reciente realizado en animales por un grupo de investigadores de la Universidad de Tennessee en Estados Unidos y la Universidad de Ciencias Médicas Shahid Beheshti en Irán, ha demostrado que el bloqueo de la acción de los “inflamosomas” mediante una sustancia llamada MCC950 disminuye la pérdida de tejido cerebral y mejora la función neurológica después del TCE. Los investigadores sometieron a TCE a un grupo de ratones y les administraron la sustancia MMC950 para después analizar el tejido cerebral en búsqueda de activación de la respuesta inflamatoria y la muerte neuronal, comparando los resultados con los obtenidos de ratones con TCE que no recibieron el tratamiento. Se observó que la administración de MCC950 disminuyó la inflamación cerebral, la muerte neuronal y mejoró las capacidades neurológicas de los animales que recibieron el tratamiento.

Si bien, aún queda mucho camino para poder traducir los hallazgos realizados en animales a tratamientos aplicables en humanos, estudios experimentales como el aquí descrito abren un mundo de posibilidades para desarrollar nuevas formas de mejorar la calidad de vida de miles de personas que han sufrido TCE y ayudan a mejorar el entendimiento de los mecanismos que causan discapacidad neurológica después de una contusión cerebral por traumatismo.

Autor:

Dr. José Alberto Choreño-Parra

Diseño Gráfico:

Kamiro’S Digital Marketing

Director General CENNM

Dr. Parménides Guadarrama Ortíz

Referencias:
Ismael S, Nassohi S, Ishrat T. MCC950, the selective NLRP3 inflammasome inhibitor protects mice against traumatic brain injury. J Neurotrauma 2018; Jan 2 [Epub ahead of print]. . doi: 10.1089/neu.2017.5344.

Suscríbete a nuestro newsletter

y recibe noticias, promociones y contenidos exclusivos

Recuerda confirmar tu correo electrónico para poder recibir nuestros boletines. Si no recibes el correo de confirmación por favor revisa en tu bandeja de correos no deseados.

Something went wrong. Please check your entries and try again.
This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

ENTRADAS RECIENTES